En 1991, decidimos emprender una nueva etapa. Un reto en nuestras vidas. Crear nuestra propia joyería, una joyería diferente.

Nuestras ganas de crecer y la demanda de nuestros clientes, hicieron que en octubre de 1998 abriéramos nuestras puertas en la Plaza de los Reyes Magos.

El 20 de septiembre de 2011 obtuvimos el reconocimiento de “Comercio Excelente” en el PROP.

Hoy en día además de ofrecer las marcas más prestigiosas del mercado tanto en joyería como en relojería, somos conocidos por  contar con taller propio para hacer realidad tus joyas más especiales.

La empresa cumple con los estándares de eficiencia y es algo de lo que estamos tremendamente orgullosos.